Agotamiento emocional: ¿quién cuida al cuidador?

«No tengo tiempo», «no puedo, tengo cosas más importantes que hacer…» son frases que escuchamos de personas que están a cargo del cuidado de otras.

El síndrome del burnout o del cuidador quemado es bastante común y suele pasar desapercibido cuando el enfermo a cuidar es un ser querido o alguien muy cercano.

Poco a poco el cuidador empieza a perder su independencia física y emocional, postergándose sistemáticamente a lo largo de lo que pueden ser varios años hasta que ya no da más y se manifiesta en un quiebre emocional y/o físico. Generalmente se trata de personas hiperresponsables que reciben poco o ningún apoyo de su entorno y que desatienden sus propias necesidades básicas, pensando que «en algún momento» podrán hacerlo.

Síntomas que presenta un cuidador quemado:

Desgano, insomnio, irritabilidad, tristeza, culpa, miedo, agobio, fatiga, conductas adictivas, problemas de memoria, aislamiento social, depresión, ansiedad, etc.

La terapia floral y la acupuntura pueden ser excelentes terapias para empezar a retomar el autocuidado emocional y físico del cuidador. Como entendemos que este es un problema que necesita gran apoyo diseñamos un programa especial de descuentos permanentes para personas que estén en esta situación.

Para mayor información puedes llamar al +56988806321 en horarios de oficina o puedes consultar a través del formulario de esta página